Rodada Pachuca-Teotihuacán

Relato enviado por: Gabriel Meléndez Mazlum

¿Qué pasa cuando las ganas de aventura se encuentra con un antojo?, pues te lanzas a Pachuca por un consomé de borrego y barbacoa y te regresas pasando por Teotihuacán para visitar las pirámides, y aprendes que el traje de “Power Ranger” no es lo ideal para subir a la pirámide del sol.

Se cumplirían casi 15 días de mi última rodada, el trabajo a tope y el clima no parecía mejorar, algo que viví en el DF es que a chaleco todos los &%$#@!! Días entre los meses de Mayo a Septiembre llueve en las tardes y a veces en las mañanas, y como dicen los chavos de ahora, -“No esta padre”-. Pero el clima parecía mejorar y no hay que desaprovechar la oportunidad, además ya se habían secado mis botas y guantes de la última remojada que me tocó en la carretera Queretaro-DF, 3 hrs de lluvia contínua en el periférico eso si no está padre…Por cierto “Tip de viajero”, si tus botas y guantes de piel se mojan, no debes ponerlas a secar al sol o detrás del refrigerador, porque la piel se reseca y se daña, tampoco usar talco porque se forma una pasta y no seca, lo mejor es comprar arroz y llenar los guantes y botas de arroz, y en menos de 2 días tu equipo estará completamente seco.

Volviendo al tema de mi rodada DF-Pachuca-Teotihuacán-DF, el clima parecía ser el ideal, a finales de Julio el sol bueno, no hay tanta lluvia, pero el calor si es importante. Así que a prepararse. Ahora ya con más experiencia en carretera, podría recorrer los casi 250 kms de un jalón, ya estaba acostumbrado a rodar en solitario y disfrutaba mas la carretera. Me levanté temprano y tomé mi maleta con mi kit viajero, agua lonches y mapas que imprimí con la ruta alterna por si fallaba el waze, la diferencia entre el gps y el waze es que utiliza los datos en lugar del gps del teléfono y se corta mucho la señal, no es muy confiable, sigo en la búsqueda de una app que me sirva y aún no quiero comprar un Gps, pero eventualmente lo tendré que comprar.

Como siempre salí temprano, a las 8:00 am, un poco mas tarde que de costumbre, pero buena hora todavía, no hay como salir de la ciudad sin trafico y sin calor, ahora la tendría que atravesar prácticamente de lado a lado, por lo que era una aventura desconocida y un poco más peligrosa, y me refiero a atravesar la ciudad mas que a tomar carretera.

Luego de casi 1 hora de recorrido por zonas totalmente desconocidas y confiando plenamente en el waze, me encontré con mi viejo enemigo… las casetas, ah que lata, aprendí a orillarme antes, quitarme un guante, buscar el cambio exacto pagar y volverme a orillar para ponerme el guante, y planear la ruta hacia mi destino. Ahí me encontré con 2 motociclistas más, les pregunté hacia a donde iban con la esperanza de rodar en grupo, pero iban con rumbo distinto, -“Ni modo, otra vez será”-, nos despedimos y tomé mi curso hacia Pachuca, esta vez iba mas preparado contra el clima llevaba una capucha y un chaleco, el frío no era problema, pero y ¿El calor??…

Transcurrió el viaje sin mayor contratiempo, la carretera muy tranquila y sin problema alguno llegué a Pachuca, solo un retén a la entrada de la ciudad, pero ni siquiera me pararon los militares, así que entré a la ciudad rápidamente. Un amigo me recomendó un puesto de consomés tradicional, así que ya sabía las indicaciones exactas para llegar, y finalmente a satisfacer el antojo, pedí un consomé, tacos de barbacoa de borrego y un boing de guayaba, eran ya las 11:00 am,  la gente muy amable, nos sentamos todos en la misma mesa que tenía como 5 mts de largo y bancas del mismo tamaño, ahí todos almorzamos como familia, que curiosa y extraña experiencia.

El plan era después de almorzar pasar al baño mientras estaba aún en la civilización y luego llegar a Teotihuacán, así que en cuanto vi un Super mercado y plaza comercial paré a hacer la escala técnica, pensé en comprar mas agua, pero ya llevaba un bote de 1 lt, ¿Cuanta mas podría necesitar? Novato… mas tarde, me la-mentaría.. que es distinto de, me lamentaría.

Y nuevamente carretera, ahora el calor apretaba, ya casi medio día, la capucha y el chaleco ya pesaban, no estoy acostumbrado a parar en medio de la nada, es algo en lo que tengo que trabajar, normalmente prefiero llegar a mi destino, pero el calor ya era importante.

Y como siempre el Waze me jugó una buena broma, no tengo idea de por donde me llevó, pero no era directamente hacia las pirámides, así que hubo que hacer un alto, recalcular la ruta y continuar, y me topé con una nueva situación… terracería, Ok, sería mi primera vez, ya había tomado carretera, calles,  calles empedradas, cruzado charcos de hasta 30 cms de profundo, rodado bajo la lluvia torrencial, noche, etc., pero siempre me había mantenido alejado de la terracería, el miedo a caerme está siempre presente, lo mas cercano han sido los acotamientos, pero hasta ahí, -“Siempre hay una primera vez”- pensé, -“A darle”- y crucé el camino de terracería y por 30 mins rodé, esta vez tragué mas polvo que barbacoa.

Llegué a Teotihuacán finalmente y nuevamente con el problema de siempre, ¿Donde estacionar la moto? y ahora ¡Había que pagar antes de entrar!!!, así que me paré a media entrada a quitarme el guante, sacar la cartera y pagar, todo bajo la impaciente mirada del cobrador y de los enlatados…

Me estacioné en la sombra, me urgía quitarme toda la ropa, el calor ya era un problema, normalmente soy caluroso, con el equipo puesto mas, y en carretera al sol, que les puedo decir, ahora yo era la barbacoa. Me quité el casco el otro guante y la chamarra, poco faltó para quedarme en calzones y tomé el bote de agua, ahora es cuando me la mentaría, se me hizo nada, lo bueno es que hay muchas tienditas así que pude comprar un litro mas y un agua mineral. Ya compuesto e hidratado ahora si, a recorrer Teotihuacán.

Aseguré, el casco y guantes en la moto, tomé la mochila metí la chamarra y un bote de agua, y a caminar, las botas que uso son realmente cómodas para caminar, literalmente podría usarlas todo el día, pero una cosa es caminar unos cuantos cientos de metros, a subir la pirámide del sol con botas enduro, para empezar mi patota del 30.5 cms no cabe en los escaloncitos, los totonacas debieron de haber sido realmente bajitos y de pies pequeños, con trabajos subí la pirámide hasta la mitad, ahí hubo que hacer un alto, aprovechar para tomar unas fotos y recuperar el aire, pero el orgullo pudo mas, cuando vi la gente que subía la pirámide me dio vergüenza, señoras octogenarias, y amigos bastante robustos, por no decir obesos, haciendo su mejor esfuerzo por subir, así que no me podía quedar atrás y completé la subida.

El sol a plomo, el calor a todo lo que daba, y la altitud sobre el nivel del mar, 2,200 mts., que es mas que los 600 mts. que los que se encuentra Monterrey, pero menos que los 2,500 mts. que se encuentra el DF. Dificultan la respiración, así que me urgía bajar, -“Total ya vine, ya vi ya me voy”- pensé, y me apresuré, de bajada es mas fácil, y también es mas fácil romperse la ma…, así que como dicen,  “Sin pausa pero con prisa” me dispuse a descender de la pirámide del sol, y me tiré bajo la sombra del primer árbol que encontré, que por cierto no hay muchos así que hubo que caminar un poco mas, ya en el suelo me bebí el otro litro de agua y me relajé un rato.

Media hora después ya había recuperado la vida, caminé un poco más, pero ya había visto suficientes ruinas y me faltaba camino por recorrer y lo mas importante, ya se estaba haciendo tarde y no quería que me tocara el tráfico de Domingo por la tarde en la entrada a la ciudad. Así que a apresurarse a tomar carretera.

Transcurrió el regreso sin mayor problema, ya estaba mas familiarizado con mi moto, ya puedo aprovechar mejor sus capacidades y ya conozco sus límites, así que es puro disfrute, si me faltan algunos caballos, sobre todo en los rebases y las subidas, pero ahora se trata de acumular kilómetros … y pesos, para subir de cilindrada. Cada rodada es acumular mas experiencia y mas diversión, el camino es mi pasión y pronto estaremos traspasando nuevas fronteras, al menos mentales.

Llegué al depa sin problema agotado, me urgía un baño comer algo y dormir, una cosa es el viaje y el trafico, pero el calor, el sol y la deshidratación, fueron toda una experiencia, en aquellos días de campismo en mi juventud, no recuerdo que fueran tan difíciles como esta ocasión.

Gracias por leer este mi tercer relato, y como dicen, nos vemos en el camino, y espero que pronto sea así, rueden seguros y con bien.

Nuevamente en este viaje no hubo heridos salvo algunos moscos y palomillas.

3 thoughts on “Rodada Pachuca-Teotihuacán

  1. Buena salida, yo uso la aplicación de nokia Here, es para android, apple y originalmente para windows, es bastante completa y lo mejor es que te deja bajar los mapas para no usar datos.

    Saludos desde Modelos.

  2. Mi estimado Gabriel, un buen relato para ir agarrando mas kilometros de experiencia, en horabuena. El cel que yo tengo trae android jelly bean de sistema operativo y la aplicacion de google maps no ocupa usar datos (solo si quieres que te salgan a detalles nombres de calles,etc) pero en general es buena app y muy confiable, lo que yo hago antes de salir a ruta que no conozco muy bien y estando conectado via wifi, veo la ruta a seguir y sin borrarla y ya sin wifi aun se ven calles y detalles de la ruta (no se en otros celulares pero en el mio asi es es un alcatel pop c9)

    Buena chamarra que te cargas y bienvenido al grupo de HIVIS lo mejor es estar lo mas visible posible.

    Saludos a todos y nos vemos en el camino!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *